Madrid, España.
Miercoles, Viernes y Sábado

Tomando cartas en el asunto

Close
669 75 69 93
Miercoles, Viernes y Sábado

Tomando cartas en el asunto

Tomando cartas en el asunto
Hoy voy a sacar a la palestra posibles problemas que nos podemos encontrar con niños de alta capacidad en el colegio. A menudo están muy aburridos y se sienten diferentes a sus compañeros, pero ellos quieren encajar. Por lo que es habitual que desempeñen un papel que piensan que les ayudará. Pueden hacerse los payasos de la clase, ser gamberretes, retar a los profes, llamar la atención o por el contrario no querer destacar de ninguna forma. Para ello, si es necesario, dejan preguntas en blanco en los exámenes, responden mal a posta…
En cuanto a lo social, es común que les cueste relacionarse con los compañeros de su edad puesto que no comparten los mismos intereses. Pero como encuentren alguien con el que encajan, se aferran a esta persona y pueden ser muy absorbentes. Son típicamente de un solo «mejor amigo» y esto les puede llevar a sufrir muchas decepciones con los cambios en el concepto de amistad que experimentan los niños en etapa escolar.
Lo primero que hicimos una vez detectadas las altas capacidades en casa fue informarnos. De repente te salen amigos que son superdotados, o sus hijos, o que conocen a este u otro especialista. Con toda esa información recopilada comprendimos que el cableado del cerebro de estos niños es distinto. La tolerancia a la frustración también es diferente. Es difícil de manejar en muchas ocasiones.
Es muy importante que aprendamos a comprenderles y a desarrollar estrategias para poder dialogar con ellos y darles las explicaciones que requieran. Es una educación muy cansada porque hay que explicarles TODO. A veces les complace la explicación y otras veces no. Tienen que aprender que “hay unas leyes…” normas, etc. Son niños que se lo plantean todo. Los padres y sus educadores nos lo tenemos que tomar como un reto. Tienen un don y tenemos que ayudarles a explotarlo y sacarle partido. Si no lo hacemos, ese don se pierde y ellos sufren porque no puede utilizarlo.
Es muy importante que interioricemos que ellos viven la vida con otros parámetros, que su razonamiento es distinto. Necesitan encontrar sus razones, que pueden no ser las que a nosotros nos parezcan las más lógicas. Para ello, al conversar les tenemos que hacer muchas preguntas y así entenderemos cómo piensan y cómo sienten: respecto a esto, ¿tú cómo te sientes?” Son niños que no se conforman fácilmente, hay que entender que según ellos, a menudo las cosas deberían de ser de otra manera. Necesitan mucha conversación y tenemos que escucharles.
También es muy importante que se conozcan a sí mismos, que sepan cómo son y que son diferentes a los demás niños de su clase. Hay que trabajar la negatividad con la que suelen enfrentarse a las cosas. Como no encajan en el patrón de su razonamiento, no les suelen gustar y podemos estar ante niños muy tristones y negativos.
Otro de los problemas más comunes en el colegio es la creencia de que no es bueno significarles entre sus compañeros. Que tienen que hacer lo mismo que todos y una vez hayan terminado pueden ampliar si quieren. Es muy habitual pero creo que no es acertado. Si un chaval es diferente, lo ideal es que cuanto antes él y sus compañeros, todo su entorno, lo sepan y puedan actuar con normalidad al respecto. Por ejemplo, un niño que lleva gafas, todo el mundo lo sabe y no se le va a poner a jugar al fútbol como a los demás sin tener en cuenta que lleva gafas. O para ir a clase de natación se le pondrán las lentillas o unas gafas acuáticas graduadas. Todo el mundo acepta que se le trate diferente porque es distinto, porque se ve. En el caso de las altas capacidadees el resto no lo ve, es algo que va por dentro y ellos pueden estar sufriendo mientras que el resto nos empeñamos en que “lo importante es que no destaque entre los demás”…
El problema más típico es enfrentarse a lo académico estrictamente. Como nunca han necesitado estudiar y piensan total, me acuerdo de todo, es súper fácil!”, pues no le dedican el tiempo adecuado y a veces se despistan, no se traen los libros siquiera… También puede ocurrir que, acostumbrados a los buenos resultados, cuando no llegan, lo oculten y solo comenten las buenas notas. En estos casos es importante trabajar con ellos la sinceridad y el orden. La verdad es que como suelen ser niños responsables podemos caer en la tentación de dejar de lado el tutelarles y enseñarles a organizarse.
Como ya hemos dicho antes, estos niños tienen un don y es nuestra obligación ayudarles a llevarlo a su máximo potencial. Su felicidad depende de ello! 
Mejor no actuar... Primeros indicios...
Tu Comentario

Leave a Reply Now

Your email address will not be published. Required fields are marked *

17 − catorce =